25 de marzo 2000. A Alejandro en su 5º cumpleaños


Te tomo entre mis brazos para que te calmes pero no consigo que cesen tus sollozos y tu angustia. Acaricio con ternura tu espalda mientras te susurro una canción. Poco a poco va regresando la calma. Hace sólo un rato gritabas y llorabas como un loco, pataleabas y te golpeabas la cara. Ignoramos qué ha sucedido.

Jorge ha huido en cuanto se ha percatado de que se iniciaba una tormenta y a Javier le hemos tenido que sacar de casa para evitar que tu furia descargue una vez más en él.

 Ahora, después de una hora de lucha, comienzas a calmarte. Tus ojos no miran a nada en concreto y yo siento deseos de penetrar en tu mirada. Necesito saber qué te ha ocurrido.  Permanecemos así largo tiempo. En silencio.  Es una sensación muy difícil de explicar, te siento tan lejos y tan cerca al mismo tiempo.  Cada cierto tiempo te miro y te susurro: _No pasa nada Alejandro, mamá te quiere mucho. Mamá está contigo, no pasa nada_. De pronto  te levantas, coges la casita y los muñecos y te pones a jugar como si nada hubiese ocurrido. Yo te miro y me pregunto cuánto tiempo durará esta vez la calma. Coges una muñequita y la colocas sobre la cama y de pronto explotas en carcajadas. Me miras desde la puerta y entras dando brincos en la habitación. Te ríes y aleteas con fuerza tus brazos al tiempo que contorsionas ligeramente el tronco.

Me encanta verte con el pelo revuelto y la sonrisa en los ojos. Me encanta esa mirada limpia y brillante. Pero me desconciertan esos cambios bruscos de humor. Pasas de la angustia a la alegría sin que nada aparente medie entre ambas. De ese mismo modo trato yo de cruzar de mi mundo al tuyo, luchando siempre por acortar los abismos.

He de confesar que no eres el niño que yo esperaba. Y muchas veces ni siquiera  eres el niño que desearía que fueras. Muchas veces me he sorprendido enfadada contigo simplemente por ser como eres. Enfadada con tu inflexibilidad, con el aumento de tus obsesiones y rutinas. Enfadada porque eres incapaz de traerme nada de lo que te pido aún cuando ese algo lo tengas muy cerca.  Enfadada  por cada rabieta sin motivo aparente. Pero especialmente enfadada conmigo misma por dejar que en mi corazón aniden el dolor y la desesperanza.
Te contaré algo: Cuando era niña enfermé. Estaba en el colegio y ardía en fiebre, así que las monjas me llevaron a la enfermería y me acostaron. Era una habitación muy luminosa, con muchos pósteres en las paredes.  Sólo recuerdo una frase en particular, no sé si porque el póster me quedaba justo enfrente o porque la leí varias veces tratando de comprenderla. La frase era la siguiente: “Si lloras por no haber visto el sol, las lágrimas te impedirán ver la luz de las estrellas”.  Era una frase bonita ¿verdad? Sin embargo no la entendía. Hoy, después de tantos años tengo un sentido para esa frase. Tengo el más hermoso de los sentidos: Te tengo a ti.  Alejandro, tú eres la luz de las estrellas. Es cierto que no eres aquél que yo  esperaba hace cinco años cuando aún vivías dentro de mí. Pero eres mucho más. Has dado a mi vida un sentido distinto, tanto a nivel profesional como a nivel personal. Has modificado incluso el proyecto de vida en común que papá y yo nos trazamos hace años.  Ahora estamos luchando por poner en marcha una nueva asociación de personas con TGD (ACTRADE). Como decía aquella canción que tanto me gustaba: “Has cambiado mi ruta y  ya no se caminar”. Sí, has cambiado nuestras vidas porque todo el que te conoce se empapa de ti, de tu misterio.  Brillas en el horizonte de mi vida como jamás podría haberlo hecho ningún lucero. Mi pequeño Alejandro, jamás cambiaría tu sonrisa, tus carcajadas, ni tus aleteos, no cambiaría tus gritos o tus largos silencios. Y es que, a pesar de que a veces te sueño diferente, te quiero tal y como eres.

Feliz Cumpleaños mi amor. Recuerda que te quiero y que siempre, siempre, podrás contar conmigo.

Besos.
Mamá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s