Las Palmas 19 de marzo de 1999. A ALEJANDRO EN SU 4º CUMPLEAÑOS.


Mi pequeño Alejandro: llevo casi cuatro años tratando de llegar a ti, tratando de abrir con mis manos un boquete en tu muro. Durante años añoré escuchar tu voz. Tardaste mucho en llamarme mamá y en decir papá. He deseado verte coger un cepillo y simular que vas a caballo. Te he soñado jugando con Jorge al fútbol, jugando con los coches, riendo con tus primos. He llegado a sentir rabia e impotencia. He sentido envidia, dolor  e incomprensión.

Te he recordado sentado en tu cuna con una carátula en la mano y viendo películas de Disney y me he sentido tremendamente culpable por ponerme a trabajar cuando eras aún muy pequeño, por haberte dejado tanto tiempo en el suelo de un rincón de aquella guardería.  Culpable incluso de que no seas como todos esperábamos.

Hoy sé que todo eso es absurdo. Que no es mi culpa que seas así y que tampoco es la tuya. Sin embargo, aún tengo que curar mis heridas. Mi corazón se resquebraja  mientras todo mi ser me grita que debo ser fuerte, levantar la cabeza y seguir adelante. Y es que han sido muchas las frustraciones pero también muchas las esperanzas. Me he dicho mil veces que debía aceptar tu ritmo, que no debía presionarte, que posiblemente algún día romperías las barreras y saldrías al exterior. Cada día te animo una y otra vez a salir fuera de tu burbuja, a despertar del eterno silencio.  He luchado por llegar a ti. Te miro y trato de penetrar en tus pensamientos, en tus sentimientos. Me inquieta sentir tu angustia y no poder ayudarte. Quisiera que me contaras lo que te ha pasado, lo que has hecho. Que me dijeses si eres feliz. Me atormenta tanto no poder acallar tus miedos.

Este es mi regalo para ti: no volveré a exigir que  llegues hasta mi orilla.

Ahora sé que tú nunca podrás venir a mi encuentro.  Sin embargo, yo siempre estaré contigo. Día tras día te traeremos a casa y te recordaremos  que eres uno de los nuestros. Te queremos y trataremos de comprenderte.    Intentaremos que el mundo no te parezca tan hostil. Tienes una familia que te quiere. Nosotros trataremos de  comprender lo que sientes, trataremos de sentir contigo.

Te quiero precioso.

Mamá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s