9 de octubre de 1997


Mi pequeño Ale, me encanta mirarte. Reconozco el sentido de cada expresión, de cada gesto. Puedo adelantarme a tus deseos. Sé cuándo sientes miedo y cuándo eres feliz.

Hay dos noticias importantes en nuestras vidas: la primera es que te hemos cambiado de guardería y ahora cada mañana entras feliz. Tu profesora, Dolo (tu terapeuta) y yo, nos reunimos con frecuencia para establecer un plan de trabajo conjunto y parece que se palpan los efectos.

La otra gran noticia es que NO eres AUTISTA, sólo tienes un retraso madurativo. Además has aprendido un montón de cosas: ya insertas aros, haces encajes, lanzas una pelota, reconoces los colores…. y ¡me llamas MAMÁ! Has aprendido más palabras. Tu vocabulario aumenta cada día aunque de momento sea ecolálico. Reconoces las partes de la cara y distingues los colores primarios, el cuadrado y el círculo. No existen grandes diferencias cognitivas con otro niño de dos años y medio. Sigues mostrando tendencia al aislamiento pero en la guardería te fuerzan a jugar al corro y a participar en las actividades colectivas. Se te ve feliz y eso es lo más importante. Tus compañeros son más pequeños porque me dijeron que si prefería adelantarte a la clase de tres años pues cumples en marzo, pero me negué. No me importa que estés con los más pequeños, me importa que estés dónde debes estar, aprendiendo lo que debes aprender. La edad cronológica tiene poca importancia lo que importa es tu madurez. Te encanta la música y Censi, tu profe, me ha grabado una cinta, pues haces claros intentos de cantar. De hecho cantas alguna canción. Lo cual ayuda a aumentar tu vocabulario y a mejorar la comprensión.

Has cambiado mucho pero sigues siendo diferente. Sé que te esfuerzas Alejandro. Sigue así  pequeño. Ya sé que a veces te exijo demasiado. Sé que aún nos queda un  largo camino por recorrer pero esta vez se trata de un camino lleno de luz y esperanza. Un retraso madurativo se supera con lucha, con trabajo y con estimulación y yo estoy dispuesta a darte cuanto te haga falta. Un retraso madurativo no es para siempre y algún día serás como cualquier otro niño… Te lo prometo.

He de confesarte una cosa. A pesar de mi alegría, el informe de Dolo me ha roto el alma porque dice textualmente que el retraso es debido a tu problema con las proteínas lácteas que supuso un retraso físico y a que, “según cuenta tu abuela, el niño pasaba demasiado tiempo solo en la cuna, en el parque y puede que no recibiera la estimulación adecuada”. Aunque Dolo lo niega, eso suena a que lo que te ocurre es por mi culpa, por no dedicarte suficiente tiempo, por permitirte estar mucho tiempo viendo películas.

Da la sensación de que pasé de ti, que te ignoré….  No puedo evitar sentirme culpable y preguntarme ¿Qué ocurrirá con Javier?, porque si a ti no te atendí porque dos hijos me desbordaban ¿qué ocurrirá con el tercero?

Mi pequeño Chiti, cada vez estás más cerca de nosotros y eso,  sólo eso, importa.

Te quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s