27 de mayo de 1997


Hoy por fin fuimos a Cleho. Después de tantos meses esperando me propusieron que en lugar de Margarita nos hiciera la entrevista  Dolores. A mí me da igual, con tal de que se trate de alguien experto. Yo llevaba todos mis estudios personales, la rueda del desarrollo con las puntuaciones, los objetivos trabajados y tus respuestas, pero… no me atreví a sacar nada del bolso. Ni siquiera le mencioné que llevase tiempo investigándote y tomando notas sobre tus conductas y reacciones. Como papá tampoco sabía nada de esto, fue más fácil ocultarlo. Hablamos un rato y luego nos dejó un test mientras se iba a trabajar contigo.

He de confesar que comencé a contestar el test falseando un poco las respuestas con la intención de que me dijera que no eras autista. Pero papá me recordó que estábamos allí para conocer la verdad no para engañarnos. Así que comenzamos de nuevo poniendo algunas cruces con dolor y algunas otras con esperanza. Al terminar nos fuimos al Corte Inglés. Me dolía la cabeza y debíamos recogerte una hora más tarde. Yo te pedía en silencio que le demostraras tu capacidad para asociar colores y objetos iguales, que le demostraras lo listo que eres.

Tratamos de distraernos paseando por las distintas plantas de El Corte, sin apenas dirigirnos la palabra,  cogidos de la mano, pero absortos cada uno en sus pensamientos, en sus miedos y en sus esperanzas.

Regresamos una hora después y allí en la entrada, de pie, Dolores nos dijo que aparentemente eras autista. Pero que sólo tenías 25 meses y aún era muy pronto para dar un diagnóstico, que era preciso esperar a ver tu evolución. Decidimos que comenzases la terapia dos veces por semana en horario de mañana y que te cambiásemos de guardería cuanto antes.

No sé si le sorprendió que no reaccionase. Lo que ella no sabía es que yo ya había hecho mi duelo aquel día en el hospital. Ahora estaba en el momento de aceptar y luchar desde la verdad por dura que ésta fuera. Hoy he tomado una decisión, el próximo curso pediré excedencia. En diciembre nacerá tu hermano/a y quiero dedicar mi tiempo a ti y a él y estar fresca para cuando llegue Jorge del cole. Nos iremos al parque los cuatro y te enseñaremos a “ser de los  nuestros”.

Un beso.

Mamá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s