¡POR FIN LLEGÓ EL VERANITO! Julio 2012


Corre por la playa con su sombrero blanco. Con esa forma particular de correr que le caracteriza entre saltos y pasos de puntillas. Con los brazos como alas que se baten al viento entre risas y canciones. Otra vez el mar, el sol, la arena, las tardes de siesta y la piscina… _Por fin llegó el veranito. Murmura y en su rostro se cruza una sonrisa.

Llevaba dos años esperándolo. El  verano anterior lo pasó al otro lado del mar aprendiendo a tener más control sobre sus actos, a poner en su sitio al monstruo. Y un año antes en aquella sexta planta de hospital donde todos y todas llevaban el mismo pijama, donde él era el más pequeño y quizá  por eso mimado por las pacientes que añoraban a sus hijos o nietos. Allí pasaba el día esperando las tardes porque a las seis eran las visitas y llegaban mamá y papá con su arsenal de juegos para pasar aquellos  50 minutos. Él nunca permitió alargar la visita hasta las 19´30, no podía perder su cita con  Cristian Gálvez y su Pasapalabra. Su rutina  era inalterable, sagrada y ni si quiera el placer de estar con papá y mamá permitían modificarla.  A mediados de agosto llegó el viaje a Madrid y aquella operación con la que, aunque “no calmó sus nervios” él recuperó la alegría y la risa y sus padres la ilusión  y la  esperanza.

Así pues su expresión no está carente de sentido: ¡Por fin llegó el veranito! Y si no juzguen ustedes mismos. Una imagen vale más que mil palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s