LA MESA DE NOCHE


ImagenAlejandro tiene unos cinco o seis años. Estamos trabajando el hacer recados para ampliar su lenguaje comprensivo usando objetos que no están a la vista, posiciones espaciales (encima, debajo, dentro, fuera….), diferentes escenarios,  etc. Es cómo jugar a los detectives. Tiene que traer un número de objetos para conseguir puntos que luego canjea por chuches. De este modo también trabajamos numeración, asociación, petición… Ese día le pido que me traiga el libro que está  encima de mi mesita de noche.  Alejandro corre a hacer el recado pero antes de entrar en mi dormitorio se detiene y me  mira  esperando mi aprobación. Le digo que sí y él entra. Yo me vuelvo al salón segura de que cumplirá su cometido. Al poco Alejandro regresa sin nada. Le repito la orden y él vuelve a hacer lo mismo. Se detiene frente al dormitorio esperando mi confirmación. Entra y sale sin nada.  A la cuarta vez decido acompañarle pues comienza a poner se nervioso. Ya en mi cuarto le repito la orden: _Alejandro dame el libro que está encima de mi mesita de noche.-  Y le señalo ambas cosas. Entonces él me mira muy serio y me dice enfadado:_ “¡De noche y de día Trini. Esa es mesita de noche y de día!” _

Una  vez más he sido yo quien ha recibido la lección. En la lógica de mi hijo no cabe que a una mesa se la llame de noche si se usa y existe también por el día.  Ciertamente a veces no sé quién enseña a quién.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s